08 marzo 2007

En diez segundos sin décima

Se puede tener el peor entrenador del mundo, se puede tener el peor presidente del mundo, incluso, se pueden tener jugadores, digamos, regulares pero jamás puede suceder lo que sucedió ayer. Que te estés jugando la temporada y a los 10 segundos te metan un gol sacando tu del centro es im-per-do-na-ble. Mi vara de medir en estos casos es muy simple: si al empezar el partido de vuelta estás clasificado con el 0-0 inicial es que el resultado de la ida es bueno. En este caso gozábamos de una ventaja, mínima pero ventaja al fin y al cabo. Podríamos hablar de la actitud y la táctica “de cagado” de Capello, incluso podríamos hablar de los desastrosos fichajes veteranos o de la incompetencia que muestra Mijatovic, pero esta vez el peso de la responsabilidad de un nuevo ridículo debe caer también sobre los hombros de nuestros jugadores. No se puede perder una ventaja de una forma tan lamentable.

Todos sabíamos que un gol nos iban a hacer, al fin y al cabo y aunque fuera un nuevo estadio no dejaba de ser la misma ciudad maldita de siempre, no dejaba de ser Munich. Sabíamos que apretarían, nos encerrarían y nos marcarían pero no de esta forma. Y es que este gol de Makaay nos hizo no darnos cuenta de que realmente íbamos a aguantar una ventaja. Y así lo vio Capello, quien atacado por su neurona mas enloquecida en su talante italiano nos puso a Emerson a dar vueltas como jubilado que parece ser, por el campo de Munich, sacrificando la clase y el talento que se presupone que tienen otros que casi con la misma edad del brasileño siguen siendo eternas promesas. Digamos que hablo de Gutiérrez. Pero solo duro 10 segundos, 10 segundos en los que Capello se dio cuenta de su grave error y no tuvo más narices que quitar al jubilado y poner a la eterna promesa , ambos treintañeros.

Me gustaría saber lo que pensó Capello en ese momento. ¿Pensaría en el marrón que se le venia encima con la alineación? ¿Pensaría en que quizás no debió poner a Roberto Carlos por muy Roberto Carlos que sea? ¿Pensaría en agotar el jamón del Txistu por el poco tiempo que le queda? Quizás ni pensó. El caso es que este partido como todos últimamente nos da una oportunidad de darle palos hasta al que hace los trajes a Ramón Calderón. Y lo que es peor, con razón.

Pero vamos a lo que fue el partido, salimos con un trivote que se suponía que era para aguantar el marcador. 10 segundos. Volvió a empezar otro partido. Esta vez éramos nosotros los que teníamos que marcar. Tardamos bastantes y cuando digo bastantes son bastantes en darnos cuenta, con un medio campo donde teníamos a un joven argentino que al menos sabe dar pases, con una torre africana que intenta dar pases y con el señor jubilado que no tiene ni un pase. Esa era nuestra fabrica de construir fútbol. Delante el Capitán, siempre voluntarioso, Higuaín, promesa de voluntarioso y Don Ruud, quien no se le puede negar su trabajo y que sale perjudicado por la fabrica de fútbol que tiene detrás. Los cuatro de atrás eran dos chavales y dos veteranos, conclusión, la perdida de facultades de unos y el aprendizaje de otros nos hicieron perder solidez defensiva. Menos mal que estaba Casillas. Y digo menos mal por que pudo ser mucho peor, por que en la pájara inicial, por no decir gilipollez, el Bayern parecía el de los 70, más por desmérito nuestro que por otra cosa.

Sin embargo con el paso de los minutos, la entrada de Guti y el vértigo alemán, el partido se fue jugando cada vez mas cerca del área de Kahn, lo que nos hizo tener al final de la primera parte un arreón de oportunidades que nos hacía ver que tan sólo necesitábamos un gol. Y así nos fuimos al descanso, tocados pero no hundidos aún y es que el principio de la segunda parte se preveía mas esperanzador que lo que realmente acabo sucediendo. Lo que sucedió no fue más que lo mismo que la primera parte. De hecho nos podían haber metido un gol en los primeros segundos, que ya tendría narices que hubiera sucedido. En este principio de la segunda mitad Lucio, ese defensa que siempre nos marca cuando jugamos contra él, nos dejaba con menos esperanzas de las que ya de por si teníamos. Necesitábamos dos goles para pasar. La entrada de Cassano y Robinho nos hizo ser más dinámicos y saber aprovechar de mejor manera los espacios que los alemanes empezaban a dejar. Pero claro dependía toda la temporada de Cassano. Aun así los últimos minutos nos podemos decir que el equipo no se esforzara en conseguir la meta. De hecho en una buena jugada en el ataque madridista, un dudoso penalti sobre Robinho fue concedido por el colegiado y nos daba aire en el encuentro y en la eliminatoria. Van Nistelrooy transformaba la pena máxima (y siendo quién es hay que decir gracias) y nos daba 10 minutos de soñar con meternos en el bombo de Atenas. Eso si, esos 10 minutos se jugaría diez contra diez, ya que tanto Diarra y Van Bommel fueron expulsados, por no se sabe muy bien que. En esos diez minutos tuvimos la oportunidad. Tan dudoso fue el penalti como la mano que el árbitro vio para amargar a Sergio Ramos el gol de su vida y del pase a la siguiente ronda. En conclusión por tercer año consecutivo caímos en octavos.

La trayectoria europea de los últimos años del Real Madrid es un fiel reflejo de la situación vivida en el club. En Europa somos unos mas y llevamos demasiados años tonteando con quedarnos fuera de la Copa de Europa. Y este sábado rendimos visita a otro de los campos donde sabemos que nunca vamos a ganar, el Camp Nou. Seamos realistas (no quiero decir aficionados de la Real Sociedad) no vamos a ganar. Es más, es posible que nos vuelvan a dar un meneo como siempre. Incluso que ese meneo acabe con la cabeza rizada del amigo del jubilado brasileño. Eso sería una prueba mas de la mala planificación de este año y del que viene, ya que ahora no serviría de nada echar al entrenador, puesto que la temporada esta perdida y la verdad que hay que pensar mas en quien traer al año que viene, primero para empezar a jugar bien (que para mi sigue siendo lo primordial) y segundo para volver a ser el Real Madrid, para volver a ser competitivos. Pero en definitiva ya habrá tiempo para dar palos sobre este tema.

Saludos.



3 Comentarios

Blogger Savio Dijo

Amigo Pablo, viendo lo que estoy viendo, añoro a Florentino. Que verguenza de presidente, de equipo, de entrenador y de supuesto Director deportivo. DIMITID POR DIOS¡¡¡

viernes, marzo 09, 2007 12:47:00 a. m.  
Blogger Francis Moriel Dijo

Que te metan un gol en 10segundos no es culpa de Capello, sino de quienes no salen con la cabeza en lo que deben estar. Capello puede tener la culpa de muchas cosas, pero tampoco ha sido una eliminación muy dolorosa.
Con el gol de Van Bommel en Madrid, sabíamos que estábamos más eliminados que clasificados. Además, si hubiéramos pasado, cualquiera apostaba algo por el Madrid en la siguiente ronda.
Llevamos tres años y este cuatro luchando por estar ahi, pero estar por estar, nada más. Ni hay equipo ni sistema para luchar por más.
Intentemos quedar como mínimo cuartos de Liga y en verano a vovler a ilusionarnos con nuevos proyectos. Al menos ya se sabe que tanto Capello como Roberto Carlos se van. Algo es algo.

viernes, marzo 09, 2007 2:25:00 p. m.  
Blogger GSF Dijo

La segunda amarilla a Van Bommel y Diarra es fácil de explicar:

Están los dos jugadores discutiendo y empujándose por ganar un sitio justo en donde cortan la luna del área y el área; y el árbitro va para allá a tratar de poner calma. Los llama a los dos dentro del área para hablar con ellos y, Van Bommel primero, y Diarra después, le dejan con la palabra en la boca y se largan.

Te voy a decir la verdad: cuando los expulsaron, yo estaba tirado en el sofá partiéndome de risa, porque es la expulsión más imbécil que he visto en mi vida.

lunes, marzo 12, 2007 9:42:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links del post

Crear un enlace

<< Home