07 marzo 2006

Lo que dije un 7 de marzo


Hace 4 años escribí un artículo tras la final de Copa del Rey. Por aquél entonces era coautor de Amigos Irreconciliables, una página dedicada simultáneamente a Real Madrid y Barcelona. Para los que entren, lleva ya muchos años abandonada. Hay que considerar que esto lo escribí el día después de aquél partido y además, tenía 17 años y 364 días. Espero que os guste:

RESACA DE LA FIESTA
Hoy, día 7 de marzo del 2002, todos los madridistas tenemos resaca, una resaca de anís, dura y que duele, una resaca larga. A pesar de esto, quiero expresar todo lo que el día de nuestro centenario me ha levantado, todas las sensaciones, todos los pensamientos, todas las conclusiones. 6 de marzo del 2002, fecha señaladísima en la historia del Real Madrid, fecha que fue motivo de debate en las últimas elecciones del club, ganadas por Florentino Pérez, fecha que hace 100 años ni el catalán Padrós podía imaginar que llegaría, pero llegó. Llegó con la etiqueta de la Copa del Rey, con el centenario también de esta competición, con una final que se jugaría en nuestro estadio Santiago Bernabéu, contra el Deportivo de la Coruña, un equipo aparentemente más humilde que el Real Madrid. Todo era perfecto para que el centenario del club más laureado de España fuera una fiesta.
Durante los días previos se habló mucho de que el Madrid tenía una ventaja sobre el Deportivo, se jugaba en el Bernabéu y en ese día tan especial y todo ese rollo, y son rollos porque la mayoría de las veces es hablar por hablar. Todo madridista que se precie conoce a su equipo al dedillo, sabe perfectamente que cuando el Real Madrid va de favorito, pierde, y cuando parece que no anda, se levanta y come. Esto se refleja en que de 8 finales de Copa jugadas en el Bernabéu sólo hayamos ganado 2, una de ellas a nuestro filial. Se ha demostrado tantas y tantas veces, que es inútil repasarlas. Y así se presentó el partido. Se presentó con un cambio en la alineación curioso, un cambio de portero. Del Bosque no se fiaba de los balones por arriba de Casillas, pero en lo que quizás no cayó el bueno de Vicente, que lo que ganas por un lado lo pierdes por otro. Sin querer cargarle el muerto de la derrota a César, porque sería muy injusto, ambos goles fueron por debajo de las piernas, curiosamente la especialidad de Casillas, ¿pura casualidad? Del Bosque apostó por Casillas como titular al principio de esta temporada, pero no confiaba en él, esto se ve en este cambio sin explicación, que hace que ni un portero ni otro tengan la confianza suficiente para afrontar los partidos. Primer punto a favor del Deportivo.
Por el resto, en teoría la alineación titular. Dice el himno del centenario: "sale el Madrid a luchar, sale el Madrid a ganar", ¿salió el Madrid a ganar? La respuesta es no, el Real Madrid salió con la idea de coger la copa e irse a su casa lo más rápido posible. Cuando no se sienten, no se sienten, y por mucho que falles por alto, cuando se sienten, se nota, ¿o la cara de ese jugador brasileño, de color, era la misma que la del chaval de Móstoles? Por uno se pagaron 4000 millones de pesetas, el otro lleva en la casa toda la vida. Segundo punto para el Deportivo.
No se sabe si el Madrid tiene una alineación o dos, los de arriba y los de abajo, porque en el medio no hay nadie. En estos partidos se echa de menos a un jugador tipo Redondo, no digo el propio argentino, de su estilo, pongamos Mauro Silva, Guardiola o... Vieira. El Deportivo controló el partido incluso cuando no tenía el balón y aunque muchos piensen que lo que mató al Madrid fue el primer gol es mentira, ese gol no puede matar a nadie, es un toque de atención, mató el segundo, porque en ese minuto, muy cercano al descanso, irte con 0-1 es irte medio muerto, pero irte 0-2 es irte muerto, enterrado y comidos por los gusanos. En la segunda parte salió Solari, y nos dio el último suspiro de vida, que no pudo resucitarnos. Ya escribí en otro artículo que Solari debía ser titular. No hay más que hablar.
Al final, la Copa para el Deportivo, nuestro día acabo mal, para que negarlo, en vez de bañarnos en Cibeles, nos bañamos en nuestras lágrimas por la ocasión perdida y porque sabemos que esto se quedará para siempre y que una victoria ayer, hubiera sido el día que resumiera 100 años de gloria, y acabo siendo una ofensa para tantos y tantos jugadores que si que se dejaron todo en el campo por este escudo, que ayer se levantó de fiesta y se acostó de luto. Pero no hay que pensar que el centenario es un fracaso, el centenario es un año entero y aún queda mucho por hacer y por ganar, lo siento por los que estén del centenario hasta sus partes nobles, pero la vida sigue, esto es tan sólo la demostración de que el Deportivo es ya el tercer equipo de España (por encima del Atlético de Madrid) y que tantos años desprestigiando la Copa, tenían que tener su castigo, un castigo muy duro. Muchas gracias por leerme, feliz centenario.

Fotografía de www.univision.com


2 Comentarios

Blogger Pablo G. Dijo

Está bien el artículo. Como socio madridista, ¿qué te parecen las declaraciones de Florentino a La Gazzetta (las pongo en mi blog)? Sobre todo, dos cosas: dice que no vio el derbi y que se va para que sirva de revulsivo y porque necesita dedicar el 100% a su empresa

martes, marzo 07, 2006 8:09:00 a. m.  
Blogger Francis Moriel Dijo

Y nueve semanas después, un 15 de mayo de ese 2002, año de Centenario, se marcó el gol más emblemático de la historia de la Copa de Europa. Indescriptible

martes, marzo 07, 2006 1:34:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links del post

Crear un enlace

<< Home